Sublimación en la arquitectura


Atendiendo a la definición según la RAE, el concepto de sublimación se entiende como "engrandecer, exaltar, ensalzar, elevar a un grado superior", no obstante el concepto de proyecto en arquitectura trasciende al que queda definido en el diccionario como "Conjunto de escritos, cálculos y dibujos que se hacen para dar idea de cómo ha de ser y lo que ha de costar una obra de arquitectura o de ingeniería", de este modo nos apropiamos del proyecto como no sólo mecanismo previo a un final, sino medio y fin en muchos casos.


La sublimación es un concepto desarrollado en el psicoanálisis como una trascendencia del impulso sexual freudiano al trabajo, arte o ciencia. Es la extrapolación del alma en una dedicación pasional y tangible donde se da la máxima expresión de la cultura contemporánea en la que confluyen el "ello" y el "superyó" sin conflicto entre sí y de forma armónica con los estereotipos sociales. Es la nueva religión de realizarse a través de los demás en lo que uno mejor sabe hacer.


Pero en arquitectura hay una cuestión referente al proyecto arquitectónico, por la forma de concebirlo, de plantearlo, de mostrarlo...que le confiere un carácter trascendental en sí mismo. El proyecto nace de nosotros, como creación, no innata claro, pero sí basado en nuestra experiencia, inquietudes y vivencias: damos forma perceptible para los demás a algo que forma parte de lo más profundo de nosotros, que es nuestro y lo hacemos público. Y hay algo en esto que nos provoca y nos hace buscar más, esforzarnos en buscar y lograr transmitir.


Sin embargo ahí quedaría el proyecto arquitectónico como arte, en su finalidad por sí misma como decíamos al principio: algo para ser visto, entendido pero sin más transgresión que una crítica superficial a lo mostrado o la forma de mostrar, como el arte.


No obstante el proyecto no busca quedarse en esa fase y asumimos como objetivo alcanzar una etapa en la que los pilares de nuestro subconsciente se ven expuestos a juicio, manipulación de actores por suerte externos y a veces incluso la razón, que si bien suele imponer la ruta final de cada trabajo, no quita los pequeños desvíos a tomar por intentar autorrealizarnos en nuestros proyectos buscando transmitir lo que deseamos vivir.

Comentarios

Publicar un comentario

Deja tu comentario (:

Entradas populares de este blog

El Sitio de Actuar

5º CUMPLEAÑOS

BaViDiMu