Arqueologías urbanas




Los edificios nacen y mueren, ocupan lugares de otros: se borran y reaparecen otros que a veces nada tenían que ver con su antecesor.


La ciudad también se regenera, pero no se destruye, se superpone.

Al igual que los anillos de un árbol que indican su edad, el canto de los asfaltos aumenta, los distintos pavimentos reposan capa por capa bajo los visibles.

Es realmente un hito arqueológico encontrar un corte en un vial.

Un hito efímero, pues horas después de haber visto la luz esos estratos de recuerdos, la dejarán de nuevo.



Entradas populares de este blog

El Sitio de Actuar

BaViDiMu

Sublimación en la arquitectura