De la innovación al postureo

Ser creativo no es inventar.

La innovación surge de la observación y el entendimiento del ámbito. 

No es algo que digas "-voy a ser creativo- y pum!".

A veces intentamos reinventar, y está bien, pero pierde la erótica en el momento en que "innovar" se convierte en el ejercicio.


Entonces, en ese momento, es cuando reciclamos otras innovaciones o líneas de moda, nos embebemos en ellas y las aplicamos sin miramientos a las nuestras. 


Ahí es cuando entra en juego la destreza de entender nuestra propia intención más allá de pequeñas y jugosas ideas externas, porque entonces sino es cuando caemos en la pornografía: formas sin contexto e ideas copypaste que bien podrían estar en cualquier otro lugar.




Croquis de la Casa Ugalde, Coderch.

Entradas populares de este blog

Juego de transparencias

Tocar

Sublimación en la arquitectura